9 consejos para controlar la legionela en las torres de refrigeración

Tips & tricks
Created:

Durante décadas, una torre de refrigeración ha sido algo horrible de limpiar. Es grande. Casi siempre se usa. Y está llena de superficies cálidas y húmedas —ideales para albergar lodo, bacterias y residuos. Pero hay que limpiarla.

Para empezar, el agua sucia de refrigeración ensucia todas las superficies del lado del agua. Los sedimentos, las incrustaciones y el lodo que se encuentran en el agua recubren los tubos del enfriador y hacen que el equipo trabaje más, lo que acorta su vida útil y aumenta los costos de energía. Si el crecimiento biológico y los sólidos disueltos no se controlan pueden destruir la capacidad térmica de su sistema de refrigeración, pero hay un riesgo más grave si no se cuida la torre de refrigeración. Un sistema mal mantenido aumenta la posibilidad de que las bacterias peligrosas se multipliquen, lo que puede provocar un brote de la enfermedad del legionario.

La enfermedad del legionario —que debe su nombre a la ahora infame conferencia de la Legión Americana de 1976 en Filadelfia— es una variedad de neumonía especialmente letal que se transmite a través de partículas de agua en el aire. Aquel verano se cobró la vida de 34 asistentes a la conferencia y hoy en día sigue siendo una preocupación. En la actualidad, gracias al diseño revolucionario de los equipos, la limpieza de las torres es más fácil y rápida que nunca —y segura para el relleno de la torre. No hay ninguna razón para que el agua de la torre de refrigeración no esté impecablemente limpia.

Y las mismas medidas que controlan la bacteria de la enfermedad del legionario (LDB) también ahorrarán dinero en costos de energía y equipos. Siga estos consejos que están basados en las recomendaciones de la OSHA y de la Norma ASHRAE 188- 2015 para mantener su sistema seguro y limpio:

  1. INSPECCIONE LAS TORRES MENSUALMENTE. Examine las superficies para ver si tienen sedimentos, incrustaciones y biofilms —comúnmente conocido como limo. La limpieza general del sistema minimiza la acumulación que proporciona alimento y refugio a la LDB —el lodo y las incrustaciones donde la bacteria prospera y se multiplica.
  2. LIMPIE LAS SUPERFICIES DE LA BALSA DE RECOGIDA DE LA TORRE CON REGULARIDAD. Limpie la balsa de recogida cuando vea que tiene lodo, incrustaciones y sedimentos. Si elimina estos sólidos y microorganismos, elimina el alimento y los escondites de las bacterias. Algunos de nuestros clientes realizan una limpieza mensual para mantenerse en una posición de ventaja frente a los contaminantes. El potente TowerVac® de Goodway facilita la limpieza frecuente. Elimina de manera eficaz los contaminantes de su sistema mientras está conectado —no hay necesidad de drenar el sistema ni de apagarlo. Nuestro sistema de filtro F2 compatible depura las aguas residuales y las devuelve a la torre de refrigeración para minimizar la pérdida de agua y productos químicos.
  3. IMPLEMENTE UN PROGRAMA DE TRATAMIENTO DE AGUA. Trabaje con un contratista cualificado para el tratamiento del agua con el fin de desarrollar un programa de tratamiento de agua personalizado para sus torres de refrigeración. Esto incluirá el uso de diversos tratamientos, entre ellos los biocidas, que ayudarán a controlar los brotes de legionela. Aunque el tratamiento del agua es una parte importante en la gestión del buen estado de las torres de refrigeración, no puede mantenerlas limpias y libres de acumulaciones biológicas e incrustaciones por sí solo.
  4. NO OLVIDE LIMPIAR EL RELLENO. Use el TFC-200 de Goodway para limpiar el relleno de la torre de refrigeración que esté sucio, con costras y lleno de incrustaciones. Use este sistema todo en uno con nuestra solución desincrustante ScaleBreak®-Gel para eliminar eficazmente las incrustaciones, aumentar el flujo de agua y controlar el crecimiento de moho, hongos y la peligrosa acumulación biológica en su sistema de refrigeración.
  5. MANTENGA EL AGUA DEL SUMIDERO A BAJAS TEMPERATURAS. La OSHA recomienda que la temperatura del agua se mantenga a 20 °C (68 °F) o menos para minimizar la colonización de la LDB.
  6. LAS TUBERÍAS DE BRAZOS LATERALES Y TRAMOS MUERTOS proveen un lugar seguro para la colonización de bacterias. Elimine las áreas de agua estancada en el sistema o asegúrese de limpiarlas con frecuencia.
  7. USE EQUIPO DE PROTECCIÓN PERSONAL DURANTE LA LIMPIEZA para que no respire las gotas contaminadas.
  8. BAJE LA VELOCIDAD DE DESVIACIÓN DE LA TORRE —use eliminadores de niebla de alta eficiencia para evitar que las gotas de agua contaminada salgan de la torre.
  9. MANTENGA UN BUEN REGISTRO. Los libros de registro deben registrar las inspecciones y limpiezas que se realizan, los resultados de las pruebas de calidad del agua y los procedimientos de operación y mantenimiento.

Póngase en contacto con nosotros hoy mismo para hablar de sus necesidades específicas de mantenimiento de torres de refrigeración.